Skip To The Main Content
 | Find A Physician | Careers

Trastorno de la Conducta

¿Qué es el trastorno de la conducta (su sigla en inglés es CD)?

El trastorno de la conducta es un trastorno del comportamiento, que muchas veces se diagnostica en la infancia, y que se caracteriza por comportamientos antisociales que violan los derechos de los demás y las normas y reglas sociales apropiadas para la edad. Los comportamientos antisociales pueden incluir la irresponsabilidad, el comportamiento transgresor (como ausentarse de la escuela o escaparse), la violación de los derechos de los demás (como por ejemplo robar) y, o la agresión física hacia los demás (asalto o violación). Estos comportamientos a veces son concomitantes; sin embargo, puede suceder que se presente uno o varios de ellos en forma aislada, sin los demás.

¿Cuáles son las causas del trastorno de la conducta?

Se considera que las condiciones que contribuyen al desarrollo de un trastorno de la conducta son multifactoriales, lo que significa que muchos factores contribuyen a la causa. Los exámenes neuropsicológicos demuestran que los niños y adolescentes que sufren trastornos de la conducta parecen tener afectado el lóbulo frontal del cerebro, lo cual interfiere con su capacidad para planificar, evitar los riesgos y aprender de sus experiencias negativas. Se considera que el temperamento de los niños tiene una bases genética. Los niños y adolescentes de "carácter difícil" tienen mayor probabilidad de desarrollar trastornos del comportamiento. Los niños o adolescentes que provienen de hogares carenciados, disfuncionales o desorganizados tienen mayor probabilidad de desarrollar trastornos de la conducta. Se comprobó que los problemas sociales y el rechazo por parte de sus compañeros contribuyen a la delincuencia. Existe también una relación entre el bajo nivel socioeconómico y los trastornos de la conducta. Los niños y adolescentes que manifiestan comportamientos delictivos y agresivos tienen perfiles cognitivos y psicológicos característicos en comparación con niños que tienen otros problemas mentales y con los pertenecientes a grupos de control. Todos los factores que posiblemente contribuyen al desarrollo del trastorno influyen en la interacción de los niños y adolescentes con los demás.

¿A quiénes afecta el trastorno de la conducta?

Aproximadamente 1 por ciento a 4 por ciento de edades de los niños 9 a 17 años de viejo tienen desórdenes de la conducta. El trastorno se presenta con mayor frecuencia en los varones que en las mujeres. Los niños y los adolescentes que padecen trastornos de la conducta con frecuencia tienen también otros problemas psiquiátricos que pueden contribuir al desarrollo de este trastorno. En las últimas décadas, los trastornos de la conducta han aumentado considerablemente. La conducta agresiva es la causa de entre un tercio y la mitad de las derivaciones a los servicios de salud mental para niños y adolescentes.

¿Cuáles son los síntomas del trastorno de la conducta?

La mayoría de los síntomas que se manifiestan en los niños con trastornos de la conducta también se producen en los niños que no sufren este trastorno. Sin embargo, estos síntomas se presentan con mayor frecuencia en los niños con trastorno de la conducta, e interfieren en el aprendizaje, en la adaptación en la escuela y, algunas veces, en las relaciones con los demás.

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de los trastornos de la conducta. Sin embargo, cada niño puede experimentarlos de una forma diferente. Existen cuatro grupos principales de comportamientos que pueden incluirse en esta clasificación:

  • Conducta agresiva
    La conducta agresiva causa o amenaza un daño físico a los demás y puede incluir:

    • Comportamiento intimidante

    • Amedrentamiento

    • Peleas físicas

    • Crueldad con los demás o con los animales

    • Uso de armas

    • Acciones de someter a otra persona a la relación sexual, la violación o abuso deshonesto

  • Conducta destructiva
    Se pueden incluir los siguientes tipos de conducta destructiva:

    • Vandalismo, destrucción intencional de la propiedad

    • Incendios intencionales

  • Engaño:
    Entre los comportamientos de engaño se pueden incluir:

    • Mentira

    • Robo

    • Hurto en tiendas

    • Delincuencia

  • Transgresión de reglas
    Entre las transgresiones de las reglas habituales de conducta o de las normas adecuadas para la edad, podemos citar las siguientes:

    • No asistir a la escuela

    • Escaparse

    • Hacer bromas pesadas

    • Hacer travesuras

    • Iniciar la actividad sexual precozmente

Los síntomas de los trastornos de la conducta pueden parecerse a los de otros trastornos médicos o psiquiátricos. Siempre consulte al médico de su hijo para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica el trastorno de la conducta?

Por lo general, los psiquiatras u otros profesionales de la salud mental diagnostican los trastornos de la conducta en niños y adolescentes. Una historia detallada del comportamiento del niño por parte de los padres y maestros, las observaciones clínicas del comportamiento del niño y, algunas veces, los exámenes psicológicos, contribuyen a realizar el diagnóstico. Los padres que observen síntomas de trastorno de la conducta en sus hijos pequeños o adolescentes pueden colaborar buscando evaluación y tratamiento tempranos. El tratamiento a tiempo puede evitar problemas futuros.

Además, el trastorno de la conducta a menudo se manifiesta junto con otros trastornos de la salud mental, que incluyen trastornos del estado de ánimo, de ansiedad, de estrés postrauma, abuso de drogas, trastorno de déficit de atención con hiperactividad y trastornos del aprendizaje, lo que aumenta la necesidad de un diagnóstico y un tratamiento tempranos. Consulte al médico de su hijo para obtener más información.

Tratamiento para el trastorno de la conducta

El tratamiento específico para los niños que sufren trastornos de la conducta será determinado por el médico de su hijo basándose en lo siguiente:

  • La edad de su hijo, su estado general de salud y sus antecedentes médicos

  • La gravedad de los síntomas de su hijo

  • La tolerancia de su hijo a determinados medicamentos o terapias

  • Las expectativas para la evolución de la condición

  • Su opinión o preferencia

El tratamiento puede incluir:

  • Abordajes cognitivo conductuales
    El objetivo del tratamiento cognitivo conductual es aumentar la capacidad del paciente para resolver los problemas y sus habilidades para comunicarse, así como promover técnicas para controlar los impulsos y la ira.

  • Terapia familiar
    Generalmente, la terapia familiar tiene como objetivo la introducción de cambios dentro del sistema familiar, como por ejemplo, mejorar la capacidad de comunicación y fomentar la interacción entre los miembros de la familia.

  • Terapia de grupo con pares
    La terapia de grupo con pares a menudo se centra en el desarrollo de las habilidades sociales e interpersonales.

  • Medicación
    Si bien no se consideran eficaces para los trastornos de la conducta, pueden utilizarse medicamentos si se presentan otros síntomas o trastornos que responden al medicamento.

Prevención del trastorno de la conducta en la infancia

Como en los casos de trastorno con conducta oposicionista y desafiante (ODD), algunos expertos creen que en la manifestación del trastorno de la conducta ocurre una secuencia de experiencias relacionadas con el desarrollo del niño. Esta secuencia suele comenzar con prácticas de crianza ineficaces, seguida por fracasos escolares y relaciones problemáticas con los compañeros. Son experiencias que a menudo producen un estado de ánimo depresivo y que los llevan a involucrarse con un grupo de amigos rebeldes. No obstante, otros opinan que muchos otros factores, como el maltrato en la infancia, la susceptibilidad genética, un historial de fracasos escolares, daño cerebral y, o experiencias traumáticas, pueden influir en la manifestación de un trastorno de la conducta. La detección y la intervención tempranas en las experiencias negativas familiares y sociales pueden interrumpir la secuencia de experiencias que conduce a comportamientos más perturbadores o agresivos.