Skip To The Main Content
 | Find A Physician | Careers

Succión del Pulgar

La succión del pulgar o "chuparse el dedo" es una de las costumbres más frecuentes en los niños. El hábito comienza en las primeras horas de vida: el 90 por ciento de los recién nacidos muestran alguna forma de chuparse la mano a las 2 horas después del nacimiento.

Es normal que los bebés y los niños de corta edad se chupen el pulgar y no debe causar problemas permanentes si no continúa después de la edad de 5 años. Asimismo, no conlleva normalmente ningún riesgo el que los bebés utilicen chupetes.

La Academia Americana de Dentistas Pediátricos (American Academy of Pediatric Dentistry) afirma que la mayoría de los niños dejan de chuparse el pulgar sin ayuda entre las edades de 2 y 4 años. La Academia afirma que no existe razón para preocuparse hasta que salga el primer diente frontal. En este momento, pueden presentarse algunos problemas, incluyendo problemas de mordedura, o que sobresalgan los dientes frontales. Otros problemas que pueden presentarse por chuparse el pulgar son dolor, infecciones y callos en el pulgar.

Se cree que el uso del chupete puede de hecho ser mejor que chuparse el pulgar por las siguientes razones:

  • Los chupetes son más blandos y causan menos daño a los dientes.

  • El borde de plástico del chupete proporciona alivio para la tensión de los dientes.

  • Los chupetes pueden limpiarse.

Consulte con el médico de su hijo si usted está preocupado porque su hijo se chupa el pulgar. Generalmente, no es un problema para los niños menores de 5 años de edad.