Skip To The Main Content
 | Find A Physician | Careers

SIDA, VIH

¿Qué es el VIH?

El virus de inmunodeficiencia humana (VIH, o HIV por su sigla en inglés) es el virus que provoca el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA, o AIDS por su sigla en inglés). Este virus destruye o inhibe las células del sistema inmune y destruye de manera progresiva la capacidad del cuerpo de defenderse contra infecciones y ciertos cánceres. En adultos y adolescentes, el VIH se transmite generalmente por el contacto sexual con una persona infectada. En los EE.UU, casi todas las infecciones de VIH detectadas en niños menores de 13 años de edad se deben a transmisión vertical, es decir, el virus se transmite al niño en el útero de su madre o al atravesar el canal de parto. También se detectó el virus en la leche materna. Antes del año 1985, un pequeño grupo de niños se infectó con el virus a través de hemoderivados contaminados. A partir de 1985, comenzaron a realizarse estudios de detección de rutina con hemoderivados. No todos los niños cuyas madres están infectadas con el VIH contraen el virus.

  • Los adolescentes entre los 13 y los 19 años, especialmente entre grupos de la minoría, representan uno de los grupos VIH positivos de mayor crecimiento.

  • El número de bebés VIH positivos nacidos de una madre infectada disminuyó. La reducción refleja el uso de nuevos medicamentos antirretrovirales administrados a la madre antes de que nazca el bebé. Debido a que la transmisión con frecuencia ocurre durante el parto, es posible que se indique cesárea a algunas mujeres.

¿Cómo se transmite el VIH?

A continuación, se enumeran los medios de transmisión del VIH:

  • transmisión vertical
    El VIH puede transmitirse a los bebés que nacen de, o son amamantados por, mujeres infectadas con el virus.

  • contacto sexual
    En adultos y adolescentes, el VIH se transmite generalmente por contacto sexual con una persona infectada. El virus entra en el cuerpo a través de los epitelios de la vagina, la vulva, el pene, el recto o la boca durante una relación sexual.

  • contaminación de la sangre
    El VIH también puede transmitirse mediante el contacto con sangre infectada. Sin embargo, debido a los estudios de detección realizados para comprobar la evidencia de infección por VIH en la sangre, el riesgo de adquirir el virus a través de transfusiones de sangre es extremadamente bajo.

  • agujas
    El VIH frecuentemente se transmite al compartir agujas, jeringuillas o equipo para administración de drogas con una persona infectada con el virus. La transmisión del virus del paciente a los profesionales del cuidado de la salud o viceversa a través de pinchazos accidentales con agujas contaminadas u otros instrumentos médicos es poco común.

No se conocen casos de transmisión de VIH/SIDA a través de lo siguiente:

  • saliva

  • sudor

  • lágrimas

  • contacto casual, tal como compartir los utensilios de los alimentos, las toallas y la ropa de cama

  • piscinas

  • teléfonos

  • asientos de inodoros

  • picaduras de insectos (como los mosquitos)

¿Cuáles son los síntomas del VIH?

Los síntomas varían en función de la edad del niño. A continuación, se enumeran los síntomas más comunes de la infección por VIH. Sin embargo, cada bebé, niño y adolescente puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • bebés
    Al nacer, los bebés nacidos de madre infectada por VIH pueden tener resultados negativos en los análisis y no presentar síntomas. Esto no significa que el bebé no esté infectado. Se realizarán análisis de sangre en diversas etapas después del nacimiento y hasta pasados los 6 meses de edad para determinar el estado de VIH del bebé. Los síntomas pueden incluir:

    • dificultades para desarrollarse - retardo de crecimiento físico y de desarrollo manifiesto por deficiencias en el aumento de peso y en el crecimiento óseo.

    • hinchazón abdominal (debido a la hinchazón del hígado y del bazo)

    • inflamación de los ganglios linfáticos

    • diarrea intermitente (diarrea que aparece y desaparece)

    • neumonía

    • candidiasis oral - infección por hongos en la boca caracterizada por manchas blancas en el interior de las mejillas y en la lengua. Estas lesiones pueden ser dolorosas para el bebé.

  • niños
    Los síntomas que se observan en los niños mayores de 1 año se pueden clasificar en tres categorías diferentes, de leves a severos. Pueden incluir los síntomas anteriormente mencionados pero también aquellos que se presentan a continuación:

Leves

Moderados

Severos

Inflamación de ganglios linfáticos

Neumonitis - hinchazón del tejido pulmonar

Dos infecciones bacterianas en el lapso de 2 años (meningitis, infección de la sangre o neumonía)

Hinchazón de la glándula parótida (glándulas salivares ubicadas en la parte frontal del oído)

Candidiasis oral que subsiste por más de 2 meses (infección por hongos en la boca caracterizada por manchas blancas en el interior de las mejillas y en la lengua. Estas lesiones pueden ser dolorosas para el niño)

Infección por honguillos que se presenta en el tracto digestivo o en los pulmones

Infecciones de los senos paranasales constantes o recurrentes

Diarrea constante o recurrente

Encefalopatía - deterioro del cerebro

Infecciones de los oídos constantes o recurrentes

Fiebre que persiste durante más de un mes

Tumores o lesiones malignas

Dermatitis - erupción de la piel que produce comezón

Hepatitis - inflamación del hígado a menudo causada por una infección

Neumonía por Pneumocystis carinii (su sigla en en inglés es PCP) (tipo de neumonía más frecuente asociada con el VIH)

Hinchazón abdominal debido a un aumento del tamaño del hígado y del bazo

Varicela complicada

 

 

Enfermedad renal

 

  • adolescentes
    Los síntomas del VIH en los adolescentes pueden ser los mismos que en los niños y también pueden parecerse más a los síntomas que se presentan a menudo en los adultos con VIH. Algunos adolescentes y adultos pueden desarrollar una enfermedad parecida a la gripa en el plazo de un mes o dos después de la exposición al virus VIH, aunque muchas personas no desarrollan ningún síntoma al infectarse. Además, los síntomas que aparecen, usualmente desaparecen en el plazo de una semana a un mes, y se confunden a menudo con los síntomas de otra infección viral. Los síntomas pueden incluir:

    • fiebre

    • dolor de cabeza

    • malestar general

    • aumento de tamaño de los nódulos linfáticos

Es posible que no aparezcan síntomas persistentes o severos hasta después de 10 años o más de que la infección por VIH penetra en el cuerpo de los adolescentes y adultos. Este período "asintomático" de la infección varía considerablemente de una persona a otra. No obstante, durante el periodo asintomático, el virus VIH está activamente infectando y matando a las células del sistema inmune. Su efecto más obvio es la disminución de los niveles de células CD4+ en la sangre (también llamadas células T4) - los defensores clave del sistema inmune contra las infecciones. El virus inicialmente anula o destruye estas células sin causar síntomas.

En general se diagnostica SIDA a un niño infectado por VIH cuando el sistema inmune está gravemente dañado o se producen otros tipos de infecciones. A medida que el sistema inmune se deteriora, empiezan a aparecer las complicaciones. A continuación, se enumeran las complicaciones o síntomas más comunes del SIDA. Sin embargo, cada niño puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • aumento del tamaño de los nódulos linfáticos (persistente durante más de tres meses)

  • falta de energía

  • pérdida de peso

  • fiebres y sudoración frecuentes

  • infecciones por honguillos frecuentes o persistentes (orales o vaginales)

  • erupciones o escamación de la piel persistentes

  • enfermedad pélvica inflamatoria (que no responde a tratamiento)

  • pérdida de la memoria a corto plazo

Algunas personas desarrollan infecciones frecuentes y severas por el virus herpes que causan úlceras en la boca, los genitales o el ano, o una reactivación de la varicela conocida como herpes zoster.

Los síntomas de una infección por el virus VIH pueden parecerse a los de otros trastornos médicos. Siempre consulte al médico de su hijo para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica el VIH?

El diagnóstico de una infección por VIH durante el primer año de vida depende de que se detecte el virus. Todos los bebés nacidos de madres infectadas con VIH obtienen un resultado positivo en los análisis de anticuerpos al nacer debido a la transferencia pasiva del anticuerpo VIH a través de la placenta, por lo tanto, el diagnóstico se confirma mediante análisis virológicos.

Los exámenes virales de diagnóstico se realizan en general durante los primeros 2 días de vida, al cumplirse 1 o 2 meses y a los 4 a 6 meses de vida de los bebés nacidos de madres infectadas. Se puede lograr un diagnóstico de infección por VIH con dos análisis virológicos positivos obtenidos de diferentes muestras de sangre.

En los niños mayores de 18 meses, los adolescentes y adultos, se puede lograr un diagnóstico mediante un análisis de sangre que detecte la presencia del anticuerpo VIH.

Los niños con VIH y las inmunizaciones de rutina:

  • La vacuna MMR (contra el sarampión, las paperas y la rubéola) se puede administrar a los niños con VIH a menos que su sistema inmune esté gravemente debilitado.

  • La vacuna DTaP/Td (contra la difteria, el tétanos y la tos ferina) se puede administrar a los bebés y niños con VIH.

  • La vacuna Hib (contra la haemophilus influenzae tipo b) y la vacuna Hep B (contra la hepatitis B) se pueden administrar a los niños con VIH.

  • La vacuna contra la hepatitis A se recomienda sólo para aquellos niños que viven en áreas donde esta variedad de hepatitis es frecuente.

  • La vacuna VZIG (contra la varicela) se debe evaluar en los casos confirmados de niños con VIH positivo, en función del estado de su sistema inmune.

  • Se recomienda la inmunización anual contra la gripa (vacuna contra la gripa) para los niños con VIH así como también para las personas que vivan en la misma casa que el niño infectado.

  • La vacuna antineumocócica se puede administrar sin riesgos a los niños infectados con VIH que tengan la edad adecuada.

Siempre consulte al médico de su hijo con respecto a las inmunizaciones para un niño con infección por VIH.

Tratamiento del VIH

Al igual que con muchas otras enfermedades, la detección temprana permite más opciones de tratamiento. En la actualidad, si bien existen tratamientos médicos que pueden disminuir la velocidad a la que el virus VIH debilita el sistema inmune, no se ha encontrado cura para la enfermedad. Sin embargo, se dispone de otros tratamientos que pueden prevenir o curar las enfermedades asociadas con el SIDA. La terapia antirretroviral se puede administrar a una embarazada y se ha comprobado que reduce en gran medida las posibilidades de que un niño desarrolle VIH. Es posible que se recomiende una cesárea para disminuir la posibilidad de transmisión al bebé durante el paso por el canal de parto. En Estados Unidos, donde se dispone de otras opciones para la alimentación del bebé, se recomienda que las madres infectadas no amamanten a sus bebés. Consulte al médico de su hijo para obtener mayor información acerca de distintas terapias con medicamentos.