Skip To The Main Content
 | Find A Physician | Careers

Rosácea

¿Qué es la rosácea?

La rosácea es una condición común de la piel que suele afectar sólo la cara y los ojos, y produce enrojecimiento, granos y rompimiento de vasos sanguíneos. Se presenta normalmente en la edad madura (entre los 30 y los 60 años) y es más común entre las personas de tez clara.

Su causa es desconocida. En Estados Unidos, afecta a 14 millones de personas aproximadamente.

¿Cuáles son los síntomas de la rosácea?

Al principio, la rosácea aparece en la forma de sofocos y rubor que tiñe fácilmente la piel facial. Con el tiempo, el enrojecimiento de la zona que rodea la nariz persiste, y por último se extiende al resto de la cara. Esta enfermedad se caracteriza por una variedad de síntomas clínicos; basándose en esos diferentes síntomas, se clasifica en cuatro tipos:

Tipo

Síntomas

Prerrosácea

Episodios frecuentes de rubor y calor en la cara y el cuello.

Rosácea vascular

Inflamación de los vasos sanguíneos subcutáneos que provocan la inflamación y afiebramiento de la piel (común entre las mujeres).

Rosácea inflamatoria

Formación de granos y vasos sanguíneos agrandados en la cara.

Rinofima

Agrandamiento de las glándulas sebáceas de la nariz y las mejillas, lo cual produce aumento del tamaño y enrojecimiento de la nariz.

Además, en cerca de un 50 por ciento de los casos, resultan afectados los ojos. Los síntomas pueden incluir los siguientes:

  • Enrojecimiento.

  • Ardor.

  • Lagrimeo.

  • Inflamación de los párpados.

  • Sensación de que hay un cuerpo extraño en el ojo.

Los síntomas de la rosácea pueden parecerse a los de otras condiciones dermatológicas, como el acné. Siempre consulte a su médico para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la rosácea?

El diagnóstico de la rosácea se suele confirmar con el examen físico y la historia médica completa.

Tratamiento de la rosácea:

El tratamiento específico de la rosácea será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • Su edad, su estado general de salud y su historia médica.

  • Qué tan avanzada está la erupción.

  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.

  • Sus expectativas para la trayectoria de la erupción.

  • Su opinión o preferencia.

El objetivo del tratamiento consiste en controlar los síntomas asociados con la rosácea. El tratamiento puede incluir lo siguiente:

  • modificaciones dietéticas(es decir, evitar alimentos que dilaten los vasos sanguíneos de la piel, como la cafeína, comidas picantes y el alcohol).

  • antibióticos tópicos y orales

  • exfoliaciones con ácido glicólico

  • cremas con cortisona

  • terapia láser

  • dermabrasión

  • electrocirugía