Skip To The Main Content
 | Find A Physician | Careers

Quemaduras Eléctricas

Las quemaduras eléctricas suceden cuando existe el contacto con la electricidad, bien sea con una corriente alterna (alternating current, su sigla en inglés es AC), o con una corriente directa (direct current, su sigla en inglés es DC).

Cuidado de las quemaduras por electricidad:

  • Llame o pida a alguien que llame al 911 o a su servicio de emergencia local para obtener asistencia médica de emergencia. Las lesiones por electricidad importantes necesitan cuidado médico.

  • Desenchufe el electrodoméstico o dispositivo que haya causado la lesión o apague la corriente eléctrica.

  • Si el niño está en contacto con la corriente eléctrica no lo toque hasta que haya apagado la fuente o el cortacircuitos.

  • Determine si el niño está respirando todavía. Si el niño no está respirando empiece con la resucitación cardiopulmonar (CPR).

  • Tape la zona quemada con una gasa estéril o sábana limpia.

  • Mantenga la temperatura corporal normal de su hijo, y lleve al niño a un centro de emergencias.

  • Tome en cuenta que un niño puede experimentar un "shock" después de una quemadura por electricidad. Si su hijo muestra señales de shock, pida a alguien que llame al 911 inmediatamente.

  • No le dé a su hijo nada de comer ni de beber.

  • Coloque al niño boca arriba, al menos que se sospeche que se ha producido una lesión en el cuello o la espalda.

  • Si el niño ha vomitado o tiene una lesión grave en la cara o zona de la boca, puede acostar al niño de lado.

  • Mantenga al niño caliente con mantas o más ropa, pero no utilice una fuente de calor para calentarlas.

  • Eleve los pies y las piernas de su hijo, utilizando un soporte o almohada.

¿Cuáles son los síntomas del shock?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes del shock. Sin embargo, cada niño puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas del shock pueden incluir:

  • Sudor frío.

  • Debilidad.

  • Respiración irregular.

  • Escalofríos.

  • Labios pálidos o de color azul.

  • Uñas pálidas o de color azul.

  • Pulso rápido, pero débil.

  • Náuseas.

Los síntomas pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos. Consulte inmediatamente al médico de su hijo para el diagnóstico.