Skip To The Main Content
 | Find A Physician | Careers

Infecciones por Haemophilus Influenzae

¿Qué es la Haemophilus influenzae?

Haemophilus influenzae (o H. influenzae), representa un grupo de bacterias que puede causar diferentes tipos de infecciones en los bebés y los niños. La H. influenzae causa más frecuentemente infecciones del oído, del ojo o de los senos paranasales y neumonía. Una cepa más grave de la bacteria, denominada H. Influenzae tipo B, ha sido prácticamente eliminada en los EE.UU. debido al desarrollo de vacunas eficaces disponibles desde 1988. La cepa más peligrosa causa meningitis (infección de las membranas que circundan el cerebro) y una infección que pone en riesgo la vida llamada epiglotitis (infección en la zona de la garganta que cubre y protege la laringe (caja de la voz) y la tráquea durante la deglución). Es muy poco frecuente que los niños desarrollen infecciones por H. influenzae tipo B. La infección se puede presentar si el niño no ha completado la serie de inmunizaciones o en los niños mayores que no fueron vacunados cuando eran bebés.

¿Cómo se transmite la H. influenzae?

Las bacterias H. influenzae viven en el tracto respiratorio superior y en general se transmiten por contacto estrecho con una persona infectada. Las partículas en el aire expulsadas cuando una persona infectada tose pueden ser inhaladas por otra persona y provocarle una infección.

¿Cuáles son los síntomas de la H. influenzae?

A continuación, se enumeran los síntomas más comunes de las infecciones por H. influenzae. Sin embargo, cada niño puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • otitis media (infección del oído medio)  -  puede desarrollarse después de que un niño tiene un resfrío provocado por un virus. Los síntomas pueden incluir:

    • irritabilidad inusual

    • dificultad para dormir o permanecer dormido

    • tironearse de una o ambas orejas

    • fiebre

    • supuración de líquido de uno o ambos oídos

    • pérdida del equilibrio

    • dificultades auditivas

    • dolor de oídos

    • náuseas y vómitos

    • diarrea

    • disminución del apetito

    • congestión

  • conjuntivitis  -  inflamación de la conjuntiva del ojo. La conjuntiva es la membrana que recubre el interior del párpado y la parte visible del ojo. Los síntomas pueden incluir:

    • enrojecimiento

    • hinchazón

    • supuración de uno o ambos ojos

    • ardor en los ojos

    • fotofobia (sensibilidad de los ojos a la luz)

  • sinusitis  -  infección en los senos paranasales. Los síntomas pueden incluir:

    • en niños pequeños:

      • goteo nasal durante más de 10 días. Las secreciones suelen ser espesas y de color verdoso o amarillento, aunque también pueden ser transparentes.

      • tos nocturna

      • tos diurna ocasional

      • hinchazón alrededor de los ojos

      • dolor de cabeza (si bien los niños menores de 5 años no suelen quejarse de dolor de cabeza)

    • en niños más grandes:

      • goteo nasal o síntomas de resfrío durante más de 10 días

      • goteo en la garganta desde la nariz (el niño se queja)

      • dolor de cabeza

      • molestias en la cara

      • mal aliento

      • tos

      • fiebre

      • dolor de garganta

      • hinchazón alrededor de los ojos (suele empeorar a la mañana)

  • epiglotitis  -  debido a la vacuna contra la H. influenzae tipo B, la epiglotitis es muy poco frecuente en bebés y niños. La epiglotitis es una infección en la zona de la garganta que cubre y protege la laringe (caja de la voz) y la tráquea (conducto de aire) durante la deglución.

    • Algunos niños comienzan con una infección en las vías respiratorias superiores (como un resfrío). Los síntomas pueden incluir:

      • súbita aparición de dolor de garganta agudo

      • fiebre

      • voz apagada

      • ausencia de tos

    • A medida que la infección empeora, pueden aparecer los siguientes síntomas:

      • babeo

      • incapacidad de hablar

      • inclinación hacia adelante al sentarse

      • apertura prolongada de la boca (el niño mantiene la boca abierta)

  • meningitis  -  debido a la vacuna contra la H. influenzae tipo B, la meningitis es muy poco frecuente en bebés y niños. La meningitis es una infección de las membranas que circundan el cerebro y la médula espinal. Los síntomas pueden incluir:

    • en niños menores de 1 año:

      • dolor en el cuello y/o la espalda

      • dolor de cabeza

      • náuseas y vómitos

      • rigidez del cuello

    • en bebés, los síntomas no se detectan con facilidad y pueden incluir:

      • irritabilidad

      • sueño permanente

      • rechazo al biberón

      • llanto al ser alzado o cargado

      • llanto inconsolable

      • abultamiento de la fontanela (parte blanda localizada en la parte superior de la cabeza)

      • cambios de conducta

Los síntomas de una infección por H. influenzae pueden parecerse a los de otros trastornos médicos. Siempre consulte al médico de su hijo para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la H. influenzae?

El médico de su hijo puede diagnosticar la enfermedad basándose en un examen clínico y en los antecedentes médicos del niño. Los exámenes específicos dependerán de la ubicación de la infección. En algunos casos, el médico puede extraer una muestra de la secreción del ojo o el oído, o de sangre o líquido encefalorraquídeo. En otras situaciones, quizás no sea posible realizar esos procedimientos y se determinará un diagnóstico en función de los síntomas específicos del niño. Otros exámenes de diagnóstico pueden incluir los siguientes:

  • radiografías de tórax o de cuello  -  examen de diagnóstico que utiliza rayos de energía electromagnética invisible para obtener imágenes de los tejidos, los huesos y los órganos internos en una placa radiográfica.

  • análisis de sangre

Tratamiento para las infecciones por H. influenzae

Los tratamientos para las infecciones por H. influenzae dependen en gran medida de la zona del cuerpo afectada por la infección. El tratamiento específico de la H. influenzae será determinado por el médico del niño basándose en lo siguiente:

  • la edad de su hijo, su estado general de salud y sus antecedentes médicos

  • la gravedad de la enfermedad

  • la tolerancia de su hijo a determinados medicamentos, procedimientos o terapias

  • las expectativas para la evolución de la enfermedad

  • su opinión o preferencia

Independientemente de la ubicación de la enfermedad, es posible utilizar antibióticos para tratar las infecciones causadas por H. influenzae. La duración del tratamiento variará en función de la ubicación y gravedad de la infección. Es posible utilizar terapias de apoyo dirigidas a tratar los síntomas presentes.

Prevención de la H. influenzae

La inmunización contra el tipo B (la cepa más invasiva de H. influenzae) se administra como rutina en una serie de tres o cuatro dosis. La primera vacuna se administra a los 2 meses de edad y las dos dosis subsiguientes a aproximadamente los 4 y los 6 meses de edad. Entre los 12 y los 15 meses de edad del bebé se administra un refuerzo. Si el niño no recibió la vacuna y es mayor de 5 años, es posible que no sea necesario inmunizarlo. Se recomienda que otros grupos reciban la vacuna, entre ellos:

  • adultos y niños con anemia drepanocítica

  • personas a quienes se les ha extirpado el bazo

  • adultos y niños con sistemas inmunes debilitados

  • personas VIH positivas