Skip To The Main Content
 | Find A Physician | Careers

Enfermedad Pulmonar Crónica (Displasia Broncopulmonar)

¿Qué es la enfermedad pulmonar crónica?

La enfermedad pulmonar crónica (su sigla en inglés es CLD) es un término general para los problemas respiratorios a largo plazo en bebés prematuros. También se conoce como displasia broncopulmonar (su sigla en inglés es BPD).

¿Cuáles son las causas de la enfermedad pulmonar crónica?

La CLD se origina a raíz de lesiones pulmonares en los recién nacidos que deben utilizar un ventilador mecánico y oxígeno adicional para respirar. Los pulmones de los bebés prematuros son frágiles y pueden dañarse con facilidad. Si esto ocurre, los tejidos internos de los pulmones se inflaman y pueden degradarse y originar cicatrices. Dichas cicatrices pueden dificultar la respiración y aumentar la necesidad de oxígeno. Algunas de las causas de la lesión pulmonar son las siguientes:

  • nacimiento prematuro - los pulmones, especialmente los sacos de aire, no están completamente desarrollados

  • bajas cantidades de surfactante (sustancia presente en los pulmones que ayuda a mantener los pequeños sacos de aire abiertos)

  • uso de oxígeno (las concentraciones altas de oxígeno pueden dañar las células de los pulmones)

  • ventilación mecánica - la presión de aire de los respiradores, la succión de las vías respiratorias y, o el uso de un conducto endotraqueal (conducto ET - conducto que se coloca en la tráquea y se conecta a un respirador)

¿A quiénes afecta la enfermedad pulmonar crónica?

La enfermedad pulmonar crónica puede desarrollarse en bebés prematuros que han sido asistidos mediante ventilación mecánica (respirador). Los factores de riesgo para el desarrollo de la CLD incluyen:

  • nacimiento antes de las 34 semanas de gestación

  • peso al nacer inferior a los 2000 gramos (4 libras y 6 1/2 onzas)

  • enfermedad de la membrana hialina - enfermedad pulmonar en bebés prematuros por la falta de surfactante, que no mejora al tercer o cuarto día, como sucede habitualmente.

  • enfisema intersticial pulmonar (su sigla en inglés es PIE) - problema en el que el aire se escapa de las vías respiratorias a los espacios que se encuentran entre los pequeños sacos de aire de los pulmones.

  • ductus arterioso permeable (su sigla en inglés es PDA) - conexión entre los vasos sanguíneos del corazón y los pulmones que no se cierra adecuadamente luego del nacimiento.

  • bebés caucásicos varones

  • infección uterina maternal (corioamnionitis)

  • antecedentes familiares de asma

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad pulmonar crónica?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la CLD. Sin embargo, cada bebé puede presentar diferentes síntomas del trastorno. Symptoms may include:

  • distrés (o sufrimiento) respiratorio (respiración rápida, ensanchamiento de las fosas nasales, retracciones torácicas)

  • necesidad continua de ventilación mecánica u oxígeno luego que un bebé prematuro alcanza las 36 semanas de gestación

Los síntomas de la CLD pueden parecerse a los de otros trastornos o problemas médicos. Consulte siempre al médico del niño para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad pulmonar crónica?

Puesto que la CLD es una enfermedad crónica que aparece gradualmente, los médicos deben considerar diversos factores. Generalmente, se diagnostica cuando un bebé prematuro con problemas respiratorios sigue necesitando oxígeno luego de alcanzar las 36 semanas de edad gestacional. Las radiografías de tórax comparadas con radiografías anteriores pueden mostrar cambios en el aspecto de los pulmones, que al estar afectados por la CLD presentan un aspecto espumoso, similar a una esponja. Las radiografías son estudios de diagnóstico que utilizan rayos de energía electromagnética invisible para obtener imágenes de los tejidos internos, los huesos y los órganos en una placa radiográfica.

Tratamiento para la enfermedad pulmonar crónica

El tratamiento específico para la CLD será determinado por el médico de su bebé basándose en lo siguiente:

  • la edad gestacional de su bebé, su estado general de salud y sus antecedentes médicos

  • la gravedad de la enfermedad

  • la tolerancia del bebé a determinados medicamentos, procedimientos o terapias

  • as expectativas para la evolución de la enfermedad

  • su opinión o preferencia

El tratamiento de la CLD puede incluir:

  • oxígeno adicional (para compensar la capacidad respiratoria disminuida de los pulmones dañados)

  • ventilación mecánica que se irá reduciendo gradualmente a medida que los pulmones del bebé crezcan y puedan tener una mayor participación en el proceso de respiración

  • medicamentos, como por ejemplo:

    • broncodilatadores (para mantener las vías respiratorias abiertas)

    • esteroides (para reducir la inflamación)

  • limitación de líquidos y administración de medicamentos diuréticos para reducir el exceso de líquidos, el cual puede empeorar la capacidad respiratoria

  • nutrición (para el crecimiento del bebé y sus pulmones)

  • inmunización contra las infecciones pulmonares provocadas por el virus sincitial respiratorio (su sigla en inglés es RSV) y la influenza

La enfermedad pulmonar crónica puede resultar un trastorno a largo plazo. Algunos bebés con CLD necesitan utilizar ventiladores mecánicos durante varios meses. Es posible que sigan utilizando oxígeno en sus casas cuando sean dados de alta del hospital, pero la mayoría podrá dejar de utilizarlo al final del primer año de vida. Los bebés con CLD correrán un riesgo mayor de contraer infecciones respiratorias y es posible que deban ser hospitalizados nuevamente.