Skip To The Main Content
 | Find A Physician | Careers

Cólera

¿Qué es el cólera?

El cólera es una enfermedad infecciosa, aguda, causada por el consumo de agua o alimentos contaminados con la bacteria Vibrio cholerae.

El cólera es una preocupación de la salud pública en los países en desarrollo de todo el mundo, especialmente en áfrica, Sur de Asia y América Latina. Los casos entre los viajeros que van o vienen de países desarrollados son raros; no obstante, se han producido algunos brotes en Estados Unidos debido al consumo de marisco contaminado traído al país por los viajeros.

¿Cuál es la causa del cólera?

Vibrio cholerae se encuentra normalmente en los suministros de agua contaminada debido a la eliminación antihigiénica de los excrementos. La transmisión de persona a persona es rara. Normalmente se transmite a través del consumo de alimentos o agua contaminada procedente de:

  • Los suministros de agua municipal (de la llave).

  • El hielo hecho con agua municipal (de la llave).

  • Los alimentos y bebidas comprados de los vendedores ambulantes.

  • Los vegetales regados con aguas residuales.

  • El pescado crudo o incorrectamente cocinado y el marisco capturado de aguas residuales contaminadas.

¿Cómo afecta la bacteria Vibrio cholerae al cuerpo?

La bacteria que causa el cólera normalmente es muy sensible a los ácidos presentes en el estómago y en el tubo digestivo. Los ácidos del estómago matan pequeñas cantidades de la bacteria antes de que ésta pueda establecerse en el cuerpo. Pero, cuando grandes cantidades de la bacteria sobrepasan las defensas naturales del cuerpo, crecen en el intestino delgado y pasan a las heces de la persona infectada. Las personas infectadas que tienen casos leves o no muestran síntomas de la enfermedad, especialmente aquellas personas que no tienen buenos hábitos higiénicos, propagan la infección por la contaminación directa de los alimentos con el excremento infectado.

¿Puede prevenirse el cólera?

Las mejores medidas preventivas para el cólera son las siguientes:

  • Utilizar sólo agua que haya sido hervida o desinfectada químicamente para:

    • Beber o preparar bebidas tales como el té o el café.

    • Lavarse los dientes.

    • Lavarse la cara y las manos.

    • Lavar las frutas y los vegetales.

    • Lavar los utensilios para comer y el equipo para la preparación de los alimentos.

    • Lavar las superficies de los botes, las latas y las botellas que contengan alimentos o bebidas.

  • No comer alimentos o tomar bebidas de fuentes desconocidas.

    • Cualquier alimento crudo podría estar contaminado, incluyendo los siguientes:

      • Las frutas, los vegetales, las verduras de las ensaladas.

      • La leche y los productos lácteos no pasteurizados.

      • La carne cruda.

      • El marisco.

      • Cualquier pescado capturado en los arrecifes tropicales en lugar del océano abierto.

Hay disponible una vacuna para el cólera, pero normalmente no es recomendada por los CDC o la Organización Mundial de la Salud (World Health Organization) ya que sólo del 50 al 70 por ciento de las personas vacunadas desarrollan inmunidad para el cólera, y la inmunidad dura sólo unos pocos meses. Actualmente, ningún país requiere la vacuna del cólera para la entrada al país si llega de países infectados con cólera.

Tratamiento del cólera:

Para la diarrea que es peor que lo normal, lo mejor es que el viajero consulte con su médico en lugar de tratar de automedicarse. Busque ayuda médica si la diarrea se vuelve más severa o líquida, o si se producen vómitos.

El tratamiento específico para el cólera será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • Su estado general de salud y su historia médica.

  • Qué tan avanzada está la enfermedad.

  • Su tolerancia a ciertos medicamentos, procedimientos o terapias.

  • Sus expectativas para la trayectoria de la enfermedad.

  • Su opinión o preferencia.

El tratamiento del cólera podría implicar la rehidratación con:

  • Soluciones orales rehidratantes.

  • Soluciones intravenosas en los casos más severos.

Algunas veces se utiliza el tratamiento con antibióticos para reducir la duración de la enfermedad, pero no se cree que sean necesarios para el tratamiento exitoso de la enfermedad.