Skip To The Main Content
 | Find A Physician | Careers

Bruxismo

¿Qué es el bruxismo?

Bruxismo es el término que hace referencia a la acción incesante de rechinar y cerrar los dientes sin intención de hacerlo y en momentos inadecuados. Las personas que padecen de bruxismo a menudo no se dan cuenta de que han desarrollado este hábito, y no saben que el tratamiento está disponible hasta que se han dañado la boca y los dientes. A continuación, se enumeran los síntomas más comunes del bruxismo. Sin embargo, cada individuo puede experimentar los síntomas de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir los siguientes:

  • Dientes escoriados.

  • Dolor facial.

  • Dientes demasiado sensibles.

  • Tensión de los músculos de la cara y de la mandíbula.

  • Dolores de cabeza.

  • Dislocación de la mandíbula.

  • Daños en el esmalte dental, que exponen la parte interna del diente (dentina).

  • Crujido o chasquido en la articulación temporomandibular (su acrónimo en inglés es TMJ).

  • Indentaciones de la lengua.

  • Daños en la parte interior de la mejilla.

Los síntomas del bruxismo pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos. Consulte a un dentista o a su médico para su diagnóstico.

¿Qué causa el bruxismo?

Aunque este hábito es involuntario, los especialistas de la salud oral a menudo consideran como causas características del bruxismo la tensión excesiva y ciertos tipos de personalidad. El bruxismo suele afectar a las personas que experimentan tensión nerviosa, ira, dolor o frustración frecuentes y a las personas demasiado competitivas, apresuradas o con tendencias agresivas.

¿Cómo se diagnostica el bruxismo?

Durante las visitas periódicas al dentista, se examinan los dientes en busca de evidencias de bruxismo - a menudo indicadas por la apariencia plana de la punta de los dientes. Si los síntomas están presentes, se observan los cambios ocurridos en las siguientes visitas antes de establecer un programa de tratamiento.

Tratamiento para el bruxismo:

El tratamiento específico para el bruxismo será determinado por su dentista o médico basándose en lo siguiente:

  • Su edad, su estado general de salud y su historia médica.

  • Que tan avanzada está la enfermedad.

  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.

  • Sus expectativas para la trayectoria de la enfermedad.

  • Su opinión o preferencia.

En la mayoría de los casos, bruxismo puede ser tratado con éxito. El tratamiento puede incluir lo siguiente:

  • Modificación de la conducta.
    Enseñar al paciente a descansar la lengua, los dientes y los labios de manera adecuada. Explicarle cómo descansar la lengua hacia arriba puede aliviar la incomodidad en la mandíbula al mantener los dientes separados y los labios cerrados.

  • Boquilla.
    Durante la noche se puede usar un dispositivo para la boca de plástico para absorber la fuerza de la mordida. Este dispositivo sirve para evitar daños en el futuro a los dientes y ayuda a cambiar la conducta del paciente.

  • Bioretroalimentación.
    La bioretroalimentación se basa en el uso de un instrumento electrónico que mide la cantidad de actividad de los músculos de la boca y la mandíbula - indicándole al paciente cuándo ocurre demasiada actividad de los músculos de modo que pueda cambiar su conducta. Esto ayuda en especial a las personas con bruxismo durante el día. Es necesario llevar a cabo más investigaciones para desarrollar un programa de tratamiento para las personas con bruxismo nocturno.