Skip To The Main Content
 | Find A Physician | Careers

Apendicitis

¿Qué es la apendicitis?

La apendicitis es una irritación, inflamación e infección del apéndice (un tubo hueco y estrecho que se ramifica a partir del intestino grueso). El apéndice funciona como parte del sistema inmune durante los primeros años de vida. Después de este período, el apéndice deja de funcionar y otros órganos continúan ayudando a combatir las infecciones. La apendicitis es la causa más común de cirugías de emergencia en niños.

Dibujo de la anatomía del sistema digestivo de un adulto
Click Image to Enlarge

¿Qué causa la apendicitis?

La apendicitis se produce cuando el interior del apéndice se llena de algo que le ocasiona inflamación, como mucosidad, heces o parásitos. El apéndice entonces se irrita y se inflama. La irrigación sanguínea que llega al apéndice se detiene a medida que la inflamación y la irritación aumentan. La irrigación sanguínea adecuada es necesaria para que una parte del cuerpo permanezca saludable. Cuando se reduce la irrigación sanguínea, el apéndice comienza a morir. La ruptura (o perforación) se produce cuando se desarrollan orificios en las paredes del apéndice, permitiendo que las heces, las mucosidades y otras sustancias se filtren a través de ellos y lleguen al interior del abdomen. Cuando el apéndice se perfora, se produce una infección dentro del abdomen conocida como peritonitis.

¿Cuáles son los factores de riesgo de la apendicitis?

La apendicitis afecta entre el 7 y el 8 por ciento de la población de Estados Unidos y es la razón más común para que un niño necesite cirugía abdominal de emergencia.

La mayoría de los casos de apendicitis se presentan entre las edades de 10 y 30 años. Tener antecedentes familiares de apendicitis puede aumentar el riesgo de que un niño padezca la enfermedad, especialmente en los varones, y aparentemente padecer de fibrosis quística también pone al niño en mayor riesgo.

¿Por qué es una preocupación la apendicitis?

Un apéndice irritado puede infectarse y romperse rápidamente, a veces, en cuestión de horas. La ruptura del apéndice puede poner en peligro la vida. Cuando el apéndice se rompe, las bacterias infectan los órganos dentro de la cavidad abdominal, causando peritonitis. La infección bacteriana puede diseminarse con mucha rapidez y es posible que sea difícil de tratar si se demora el diagnóstico.

¿Cuáles son los síntomas de la apendicitis?

A continuación, se enumeran los síntomas más comunes de la apendicitis. Sin embargo, cada niño puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • dolor en el abdomen que:

    • puede comenzar en el área alrededor del ombligo y desplazarse al lado inferior derecho del abdomen, pero también puede comenzar en la parte inferior derecha del abdomen.

    • generalmente aumenta en intensidad a medida que pasa el tiempo.

    • puede empeorar con los movimientos, al respirar profundamente, al tocarse y al toser o al estornudar.

    • si el apéndice se rompe puede diseminarse a través del abdomen.

  • náuseas y vómitos

  • pérdida del apetito

  • escalofríos y fiebre

  • cambios de conducta

  • diarrea o constipación

¿Cuándo se debe llamar al médico de su hijo?

Puesto que un apéndice infectado se puede romper y convertirse en un problema que pone en peligro la vida, llame a su médico inmediatamente si piensa que su hijo tiene apendicitis.

¿Cómo se diagnostica la apendicitis?

Además del examen físico y los antecedentes médicos completos, los procedimientos para el diagnóstico de la apendicitis pueden incluir los siguientes:

  • ecografía abdominal  -  técnica de diagnóstico por imágenes que utiliza ondas sonoras de alta frecuencia y una computadora para crear imágenes de vasos sanguíneos, tejidos y órganos. Se utiliza para ver el funcionamiento de los órganos internos y para evaluar la irrigación sanguínea a través de diversos vasos.

  • tomografía computarizada del abdomen con o sin bario (también llamada estudio por TC o TAC)  -  procedimiento de imágenes diagnósticas que utiliza una combinación de radiografías y tecnología computarizada para obtener imágenes transversales (a menudo llamadas "rebanadas") del cuerpo, tanto horizontales como verticales. Una TC muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, incluidos los huesos, los músculos, el tejido adiposo y los órganos. Las tomografías computarizadas muestran más detalles que las radiografías generales.

  • enema opaco  -  un procedimiento realizado para ver si existen anomalías en el intestino grueso. Mediante un enema, se administra en el recto un líquido denominado bario (una substancia química metálica y líquida con consistencia similar al yeso, que se utiliza para recubrir el interior de los órganos de forma que puedan verse en las radiografías). Las radiografías abdominales muestran estenosis (zonas estrechadas), obstrucciones (bloqueos) y otros problemas.

Otros estudios pueden incluir los siguientes:

  • análisis de sangre  -  para evaluar la infección o para determinar si hay problemas con otros órganos abdominales, tales como el hígado o el páncreas.

  • análisis de orina  -  para detectar si existe una infección en la vejiga o el riñón, cuyos síntomas pueden ser similares a los de la apendicitis.

Los síntomas de la apendicitis pueden parecerse a los de otros trastornos o problemas médicos. Consulte a su médico para obtener un diagnóstico.

Tratamiento de la apendicitis

El tratamiento específico de la apendicitis será determinado por el médico de su hijo basándose en lo siguiente:

  • la gravedad del trastorno

  • la edad de su hijo, su estado general de salud y sus antecedentes médicos

  • la opinión del cirujano y otros médicos a cargo de la atención del niño

  • la tolerancia de su hijo a determinados medicamentos, procedimientos o tratamientos

  • sus expectativas para la trayectoria del problema

  • su opinión y preferencia

Debido a la probabilidad de que el apéndice estalle y cause una infección severa que ponga en peligro la vida, los médicos recomiendan que el apéndice se extirpe por medio de una operación.

El apéndice puede extirparse de dos formas:

  • método abierto
    Bajo anestesia, se practica una incisión en la parte inferior del lado derecho del abdomen. El cirujano encuentra el apéndice y lo extirpa. Si el apéndice estalló, es posible que se coloque un pequeño tubo de drenaje para permitir que se drenen el pus y otros líquidos que estén en el abdomen. El tubo se retirará en unos cuantos días, cuando el cirujano crea que la infección abdominal ha cedido.

  • método laparoscópico
    Este procedimiento utiliza varias incisiones pequeñas y una cámara llamada laparoscopio para mirar dentro del abdomen durante la operación. Bajo anestesia, los instrumentos que el cirujano usa para extirpar el apéndice se introducen por las diferentes incisiones y el laparoscopio se coloca en otra de éstas. Este método generalmente no se lleva a cabo si el apéndice estalló.

Ilustración del appendectomy laparoscopic
Click Image to Enlarge

Después de la cirugía, los niños no pueden comer ni beber nada durante un período especificado, a fin de que el intestino pueda cicatrizar. Los líquidos se administran en el torrente sanguíneo a través de pequeños tubos de plástico llamados sondas endovenosas, hasta que su hijo pueda comenzar a beber líquidos. Su hijo también recibirá antibióticos y medicamentos para ayudarlo a sentirse cómodo con las sondas endovenosas. Finalmente, los niños podrán beber líquidos transparentes (como agua, líquidos deportivos como Gatorade® o PowerAde®, o jugo de manzana), y luego avanzar gradualmente a alimentos sólidos.

Un niño cuyo apéndice estalló deberá permanecer en el hospital durante más tiempo que un niño cuyo apéndice fue extirpado antes de que estallara. Una vez en casa, algunos niños necesitarán tomar antibióticos por vía oral durante un período especificado por el médico.

¿Qué sucede después de que mi hijo deja el hospital?

En general, su médico recomendará que su hijo no levante objetos pesados, practique deportes de contacto ni "violentos" durante varias semanas después de la operación. Si el niño aún tiene un drenaje al volver a casa, no podrá tomar baños de inmersión ni ir a nadar hasta que se retire el mismo.

Es posible que su hijo deba tomar antibióticos en casa para ayudar a combatir la infección abdominal.

Se le entregará una receta para que adquiera analgésicos que su hijo tomará en su hogar, a fin de que se sienta mejor. Algunos analgésicos pueden constipar al niño; pregunte a su médico o farmacéutico sobre cualquier efecto secundario que pueda tener el medicamento. Para prevenir la constipación después de la cirugía es mejor moverse que estar en cama. Beber jugos de frutas y comer frutas, cereales y panes integrales, y vegetales una vez que se hayan retomado los alimentos sólidos también puede aliviar la constipación.

La mayoría de los niños a quienes se les ha extirpado el apéndice no tienen problemas a largo plazo.